Órganos de los sentidos, sus funciones y descripción

Los órganos de los sentidos son los encargados de percibir las señales o estímulos del medio externo. Gracias a ellos, podemos disfrutar de la luz y los colores de los paisajes; el olor y sabor de las comidas; escuchar los sonidos de la naturaleza; y sentir la caricia del viento. Además, nos alertan del peligro; de los obstáculos del camino; del olor a quemado; del pito de los autos; y del daño por pinchazos, quemaduras, etc.

Clases de receptores en los órganos de los sentidos

En todos los órganos de los sentidos encontramos receptores que transforman estímulos externos, en impulsos nerviosos y los envían al cerebro para que puedan ser procesados. Según el tipo de estímulo que reciban, los receptores se clasifican en varios grupos.

Quimio-receptores: Responden a los estímulos químicos, como son las variaciones en el PH y en la concentración de iones o de gases respiratorios. En este grupo están, por ejemplo, los sentidos del gusto y del olfato.

Mecano-receptores: Responden al contacto, la presión, la gravedad y las vibraciones. Se localizan en la piel y en el oído interno.

Termo-receptores: Son sensibles a cambios de temperatura. Se ubican en la superficie de la piel.

Foto-receptores: Reciben los estímulos luminosos, transformando la energía electromagnética en impulsos nerviosos. Para ello, se valen de sustancias coloreadas y sensibles a la luz, llamadas foto-pigmentos. Se encuentran en la pared interna del globo ocular.

Los 5 órganos de los sentidos

Tacto

La piel parece el más sencillo de los órganos de los sentidos. Sin embargo, la piel contiene receptores para el tacto, el dolor, la presión, el calor y el frío. Cada una de estas sensaciones tiene un tipo diferente de receptor. Por ejemplo, los receptores táctiles informan al cerebro del toque más ligero. Los receptores de presión están enterrados más profundamente en la piel que los receptores táctiles. Un toque suave no activará los receptores de presión, pero la presión firme lo hará.

El dolor es una de las sensaciones más importantes de la piel. Sirve como advertencia contra lesiones en los tejidos y condiciones ambientales potencialmente peligrosas. Algunos receptores del dolor detectan sensaciones punzantes, mientras que otros detectan ardor o dolor. La fuente del dolor punzante se puede localizar con precisión. Sin embargo, el dolor ardiente solo se puede sentir en un área general. La siguiente tabla muestra los receptores de la piel y sus funciones.

Gusto

El gusto es un sentido químico, o uno que es estimulado directamente por los químicos. Los receptores para el gusto se encuentran en estructuras llamadas papilas gustativas, que cubren la parte superior y los lados de la lengua. Primero, las moléculas de los alimentos activan los receptores en las papilas gustativas. Después de eso, se envían impulsos nerviosos al cerebro, quien los interpreta como sabores.

Existen diferentes tipos de receptores de sabor. Cada tipo siente un sabor diferente. Los cuatro gustos principales son dulce, agrio, amargo y salado. Sin embargo, la mayoría de los alimentos tienen una mezcla de varios gustos diferentes y cada alimento estimula más de un tipo de receptor.

La papilas gustativas pueden ser clasificadas según su forma en: fungiformes, tienen forma de hongo; filiformes, si su forma es como de aguja y caliciformes, si su aspecto es semejante a un cáliz. La capacidad de las papilas gustativas para captar sabores se debe a la presencia de unas estructuras ovales, llamados botones gustativos, estos contienen en su interior las células receptoras del gusto.

Órganos de los sentidos
Figura 1. Ubicación de las papilas gustativas.

Olfato

Al igual que el sentido del gusto, el olfato es un sentido químico. Sin embargo, a diferencia de los receptores del gusto, los receptores olfativos responden a las moléculas en estado gaseoso. Cuando hueles una sustancia, al menos algunas de sus moléculas deben estar en forma de gases.

Los receptores de olor son neuronas incrustadas en la mucosa pituitaria u olfativa, ubicada en la parte superior trasera de la cavidad nasal. Los axones de estas neuronas componen el nervio olfativo, un nervio craneal sensorial. Los impulsos viajan a lo largo del nervio olfativo hasta la región olfatoria de la corteza cerebral, donde se interpretan como olores.

Richard Axel y Linda Buck realizaron trabajos relacionados con el sentido del olfato.

Oído

El oído es de los órganos de los sentidos más complejos. Es responsable tanto de la audición como del equilibrio. El oído se divide en tres áreas principales: el oído externo, el oído medio y el oído interno.

El oído externo está compuesto por el pabellón de la oreja y el canal auditivo. El canal auditivo termina en la membrana timpánica o tímpano. Al otro lado de la membrana timpánica se encuentra el oído medio. Conectando el oído medio a la faringe, está la trompa de Eustaquio. Este tubo contiene aire que ayuda a igualar la presión entre el oído externo y el medio.

En el oído medio, hay tres pequeños huesos seguidos: el martillo, el yunque y el estribo. Estos huesos conectan la membrana timpánica con la ventana ovalada, una abertura cubierta de membrana entre el oído medio y el interno.

Una estructura en espiral, la cóclea, se encuentra en el oído interno. Esta estructura está llena de fluido. Las células receptoras en la cóclea contienen terminaciones nerviosas que transmiten impulsos al cerebro. Además, los canales semicirculares responsables del equilibrio y el movimiento, también se encuentran en el oído interno.

Órganos de los sentidos
Figura 2. Estructura del oído.
¿Cómo funciona el oído?

El sonido viaja a través del aire como ondas de moléculas vibrantes. Cuando estas vibraciones alcanzan el oído externo, viajan a través del canal auditivo y hacen que la membrana timpánica vibre también. A continuación, estas vibraciones pasan a los huesos del oído medio detrás de la membrana timpánica. Uno tras otro, estos huesos comienzan a vibrar. El estribo, el último de estos huesos, toca la ventana ovalada. La vibración del estribo hace vibrar la membrana de la ventana ovalada. Luego, esta vibración pasa al fluido en la cóclea. El movimiento del fluido estimula las células receptoras. Las neuronas sensoriales que componen el nervio auditivo envían impulsos al cerebro, donde estos impulsos se interpretan como sonido.

Oído y equilibrio

Además de escuchar, sus oídos están involucrados en la sensación de equilibrio. Los tres canales semicirculares del oído interno están en ángulo recto entre sí, como el piso y las dos paredes que se encuentran en una esquina de una habitación. Por lo tanto, esta disposición le permite sentir el movimiento en tres dimensiones.

Los canales semicirculares están llenos de líquido. Además, contienen células ciliadas sensoriales. Cuando tu cabeza cambia de posición, El fluido ejerce presión sobre los pelos. Las neuronas sensoriales detectan la fuerza relativa de la presión en cada cabello. Los impulsos enviados al cerebro desde estas neuronas comunican la posición de la cabeza.

Visión

Las estructuras relacionadas con la visión son: los globos oculares, los nervios ópticos y la región posterior del cerebro.

Los globos oculares están rodeados por tres membranas:

Membrana externa o esclerótica: Se caracteriza por ser muy fuerte y de color blanco, salvo en la parte frontal, en la que es transparente y deja pasar la luz. Esta parte es la córnea.

Membrana media o coroides: Está ubicada debajo de la esclerótica. Se caracteriza por ser una capa bastante irrigada y pigmentada por melanina .Tiene la función de nutrir al ojo y evitar los excesos de luz. Además, en la parte frontal de la coroides se encuentra el iris, responsable del color del ojo. En el centro se halla un orificio llamado pupila, que se dilata o contrae según la intensidad de luz (como el diafragma de una cámara fotográfica). Detrás de la pupila, está el cristalino. El cristalino es una lente. Es la estructura principal de enfoque de la luz del ojo. Los músculos se adhieren a él. Cuando estos músculos se contraen, la lente cambia de forma permitiendo que la lente enfoque la luz.

Membrana interna o retina: está constituida por dos capas una pigmentada y otra nerviosa. La primera
es delgada y se adhiere a la coroides. Su función es absorber el exceso de luz. En la segunda se encuentran los foto receptores, diferenciados como conos y bastones.

Conos y bastones

Los conos permiten la visión diurna de los colores, la presencia de pigmentos que permiten la observación en los tres colores básicos (rojo, azul y verde). Por otro lado, los bastones hacen posible la visión en blanco y negro.

Cuando la luz golpea los bastones y los conos, se crean impulsos nerviosos. Esos impulsos son transportados por el nervio óptico al cerebro, donde se interpretan como imágenes.

Figura 3. Estructura del ojo.

Taller de lectura

  1. ¿De qué están encargados los órganos de los sentidos?
  2. Defina los 4 tipos de receptores.
  3. Copie la tabla 1, que muestra los receptores de la piel y su función.
  4. ¿Qué son papilas gustativas?
  5. ¿Cuántos y cuáles sabores podemos percibir?
  6. ¿Cómo se clasifican las papilas gustativas según su forma?
  7. ¿Qué son los receptores de olor y dónde están ubicados?
  8. Nombre las estructuras de oído externo con sus funciones.
  9. ¿Cómo está formado el oído medio?
  10. Describa las estructuras y funciones del oído interno.
  11. Dibuje el esquema del oído con sus partes.
  12. Haga un resumen de cómo funciona el oído.
  13. ¿Qué relación tienen los canales semicirculares con el equilibrio?
  14. ¿Qué es la esclerótica y qué estructuras hay en ella?
  15. nombre las estructuras que forman la coroides con sus funciones.
  16. ¿Cómo está constituida la retina y cuáles son sus funciones?
  17. ¿Cuáles son las funciones de los conos y bastones?
  18. Dibuje el esquema del ojo con sus partes.