Sistema circulatorio humano


El corazón y el resto del sistema circulatorio humano, fun­ciona como una bomba que está conectada a varios tubos; estos tubos están llenos de un líquido que la bomba hace que se mueva o circule. La bomba es el corazón, los tubos son los vasos sanguíneos y el líquido es la sangre.

Los vasos sanguíneos y la sangre

Existen tres clases de vasos sanguíneos en el sistema circulatorio humano: las arterias, las venas y los vasos capilares.

sistema circulatorio humano

Figura 1

Las arterias llevan la sangre que sale del corazón, éste empuja la sangre que está en éstas con gran presión; las arterias pueden soportar esta presión sin atrofiarse puesto que son elásticas o flexibles. Sus paredes son gruesas y tienen músculos que ayudan a que la sangre circule. (Ver figura 1).

sistema circulatorio humano

Figura 2

La sangre que sale del corazón se devuelve por las venas y se dirige a las otras partes del cuerpo. Las paredes de las venas son más delgadas que las de las arterias, poseen válvulas que evitan que la san­gre se devuelva y siga circulando hacia el corazón. Están localizadas cerca a los músculos del cuerpo como aquellas que se encuentran en los brazos y piernas; a medida que los músculos se contraen y relajan ayudan a empujar la sangre que está en las venas y la llevan al corazón. (Ver figura 2).

Los vasos capilares son los vasos sanguíneos más pequeños; son tan estrechos que sólo una célula de la sangre puede pasar a través de ellos. Los vasos capilares forman una red en todo el cuerpo que conecta las arterias pequeñas con las venas del mismo tamaño.

La sangre está compuesta primeramente de un líquido aguado llamado plasma; además contiene tres clases de células: glóbulos blancos, glóbulos rojos y plaquetas. Los glóbulos rojos llevan el oxígeno a todas partes del cuerpo, los glóbulos blancos ayudan al cuerpo a combatir las enfermedades y las plaquetas son necesarias para la coagulación, es decir, para que la sangre se detenga después de que se ha producido una herida.

El corazón

sistema circulatorio humano

Figura 3. Estructura del corazón

El corazón es un músculo cuyo tamaño es parecido al puño de una persona; es el músculo que más trabaja en todo el cuerpo. Aun cuando éste está en reposo, el corazón bombea cinco litros de sangre por minuto y cuando está en plena actividad esta cifra sube a 25 litros por minuto. En un adulto normal el corazón palpita más o menos 70 veces por minuto, 101 mil veces al día, 36.800.000 veces al año y cerca de 2.7 billones de veces durante toda la vida.

El corazón se localiza aproximadamente en la parte central del pecho, entre los pulmones; está cubierto por un saco llamado el pericardio, el cual está formado por dos membranas separadas por un líquido que actúa como amortiguador y evita el roce entre el corazón y la costilla en el momento que el corazón late. El pericardio también une el corazón con los tejidos que lo rodean.

William Harvey fue el primero en describir el funcionamiento del sistema circulatorio humano.

Circulación venosa

El corazón tiene cuatro cámaras o cavidades huecas: las superiores son la aurícula derecha e izquierda y las inferiores son los ventrículos derecho e izquierdo. Las válvulas que se encuentran entre cada cavidad evitan que el flujo de la sangre retroceda. La vena más grande del cuerpo, la vena cava vacía la sangre que lleva, en la aurícula derecha; esta sangre no contiene mucho oxígeno pues la mayor parte de este, ha quedado distribuido por todo el cuerpo, la aurícula derecha se contrae y transporta la sangre escasa de oxígeno hacia el ventrículo derecho. Cuando éste se contrae conduce la sangre a las arterias pulmonares, las cuales la llevan a los pulmones.

Circulación arterial

La sangre toma el oxígeno en los pulmo­nes y sale de éstos a través de las venas pulmonares; éstas entran a la aurícula izquierda, que es la que lleva la sangre al ventrículo izquierdo por medio de la contracción. Cuando el ventrículo izquierdo se contrae empuja la sangre hacia la arte­ria principal del cuerpo que es la aorta, y a través de esta arteria, la sangre rica en oxígeno viaja a todas las partes del cuerpo. Los músculos del corazón se contraen y relajan de una manera rítmica que es denominada latido. Cuando los ventrículos se contraen, obligan a la sangre a meterse en las arterias; cuando se relajan, la aurícula se contrae y envía la sangre de la aurí­cula al ventrículo del mismo lado. De esta manera hay un constante suministro de sangre que circula a través del corazón, los pulmones y todas las par­tes del cuerpo.

La velocidad a la que late el corazón no es siempre constante; cuando una persona está descansando necesita menos oxígeno que cuando está en activi­dad y por lo tanto el corazón palpita más despacio. A medida que la persona se vuelve activa, el corazón va aumentando su ritmo y así le va dando más oxígeno al cuerpo.

Enfermedades del corazón y del sistema circulatorio

A medida que una persona envejece, los cambios en el sistema circulatorio pueden causar problemas de salud. Un cambio común es el del taponamiento de los vasos sanguíneos a causa de la grasa y otros materiales; cuando esto sucede el corazón tiene que trabajar más fuerte para poder bombear la sangre y enviarla por todo el cuerpo. Algunas veces las arterias que suplen el corazón de oxígeno se taponan y pueden ocasionar un ataque cardíaco; cuando esto ocurre, una parte del músculo del corazón muere debido a que no recibe sangre rica en oxígeno. Los médicos piensan que la obstrucción de los vasos se agrava o empeora al consumir ciertas grasas, al fumar o por llevar una vida sedentaria o inactiva.

Otra cosa que afecta al sistema circulatorio es la alta presión sanguínea. La presión de la sangre es la fuerza ejercida contra las paredes de los vasos en el momento en que el corazón bombea la sangre y la envía a través de ellos. Los médicos no entienden por qué esta presión aumenta; sin embargo saben que la alta presión sanguínea puede ocasio­nar daños al corazón e incluso causar un ataque cardíaco; ciertas sustancias en la dieta, como la sal, pueden contribuir a este daño. Una parálisis puede ocurrir cuando el flujo de la sangre que llega al cerebro es bloqueado; este blo­queo se produce cuando un coagulo de sangre se forma dentro del vaso sanguíneo. Una parálisis puede producir la pérdida del habla, el movimiento, o hasta pude ocasionar la muerte. Los efectos de una parálisis dependen del lado afectado del cerebro.

Los científicos han comenzado a pensar que ciertos hábitos ayudan a mantener sano el sistema circulatorio; entre esos hábitos están: alimentarse con una dieta bien balanceada, hacer ejercicio a diario y no fumar.

Taller de lectura

  1. ¿Cuáles son las tres partes principales del sistema circulatorio humano?
  2. ¿Cuáles son las tres clases de vasos sanguíneos en el sistema circulatorio humano?
  3. ¿Las venas hacia dónde llevan la sangre?
  4. ¿Las arterias hacia dónde llevan la sangre?
  5. ¿En qué forma la estructura de las arterias les ayuda a hacer su trabajo?
  6. ¿Cómo está compuesta la sangre?
  7. ¿Qué función desempeñan los glóbulos rojos de
    la sangre?
  8. ¿Qué función desempeñan los glóbulos blancos
    de la sangre?
  9. ¿Qué función desempeñan las plaquetas?
  10. ¿Cómo se relaciona la velocidad del corazón con la necesidad de oxígeno?
  11. ¿Por qué la sangre no fluye hacia arriba, desde los ventrículos a las aurículas?
  12. Copie los 3 dibujos del texto con sus nombres y descripciones.