Diabetes e hipoglucemia: causas, síntomas y peligros

La diabetes es una enfermedad crónica que afecta la forma en que el cuerpo procesa la glucosa. Por un lado, una enfermedad crónica es aquella que puede no ser curable, pero si es tratable o controlable. Por otro lado, la glucosa es el principal tipo de azúcar en la sangre. Cuando alguien tiene diabetes, su cuerpo no produce suficiente insulina o no puede usarla adecuadamente, lo que resulta en niveles elevados de glucosa en la sangre

¿Cómo se mide el azúcar en la sangre?

El nivel de azúcar en la sangre se mide en miligramos (mg) por decilitro (dl) de sangre y su nivel normal oscila durante el día entre 70 y 140 mg/dl.

Lo recomendable es medir el azúcar al levantarse por la mañana y antes del desayuno. En esas condiciones, se considera normal si los niveles de glucosa se sitúan entre los 70 y 100 mg/dl. Sin embargo, si se mide después de una comida, los niveles pueden superar los 140mg/dl, pero deben caer por debajo de este valor, 2 horas después.

Si, estando en ayunas, los niveles se sitúan entre 100 y 125 mg/dl y después de comer entre los 140 y los 199 mg/dl, la persona se considera prediabética. Es decir, está en la antesala de la enfermedad. La persona debe buscar ayuda médica y cambiar, de inmediato, sus hábitos alimenticios.

Por otra parte, si el nivel de glucosa se sitúa por encima de 126 mg/dl en ayunas y de 200 mg/dl dos horas después de las comidas, se considera que la persona es diabética. Debe iniciar tratamiento riguroso bajo supervisión médica. De no recibir tratamiento adecuado, puede producirse, en cualquier momento, un coma diabético.

¿De dónde proviene el azúcar de la sangre?

El azúcar de la sangre proviene de los alimentos. Los carbohidratos (harinas y azúcares), se trasforman en glucosa durante la digestión. Del mismo modo, algunas grasas y proteínas se convierten en glucosa mediante diversos procesos metabólicos.

¿Cómo se almacena el azúcar en el organismo?

En el organismo, normalmente, el azucar se almacena en el hígado y en los músculos en forma de glucógeno. El glucógeno es una sustancia formada por la unión de moléculas de glucosa y es la fuente directa de energía para las células. La resistencia a la insulina se da cuando las células del hígado (hepatocitos) no responden de manera normal a la insulina.

Clases de diabetes

Existen tres clases o tipos principales de diabetes. Primero, la diabetes tipo 1, que se produce cuando el sistema inmunológico del cuerpo ataca y destruye las células productoras de insulina en el páncreas. Segundo, la diabetes tipo 2, que es la forma más común de diabetes y se produce cuando el cuerpo no produce suficiente insulina o no puede usarla adecuadamente. Es más común en personas mayores de 40 años, pero puede aparecer durante la juventud (diabetes juvenil). Finalmente, la diabetes tipo 3 o gestacional, que puede aparecer durante el embarazo y, generalmente, desaparece después del parto.

Existe otro tipo de diabetes, poco frecuente, que se conoce como “diabetes insípida”. Es causada por la deficiencia de la hormona antidiurética (ADH). En ella, el cuerpo expulsa gran cantidad de agua en orina diluida, aumentando la concentración de azúcar en la sangre.

¿Qué es la insulina?

Es una hormona peptídica formada por dos cadenas de aminoácidos, producida por las células beta (β) del páncreas y secretada en el sistema circulatorio para ser transportada por todo el organismo. La función más conocida de la insulina es mantener el nivel normal de glucosa en la sangre estimulando la formación de glucógeno en el hígado y el músculo y la formación de lípidos en las células adiposas. Nicolae Paulescu descubrió esta hormona en 1921.

Hasta 1990, la insulina para tratar la diabetes, se obtenía del páncreas de cerdos y vacas. Ahora se obtiene, por ingeniería genética, usando un microorganismo como productor. Este método es sencillo y de alto rendimiento y representa una disminución de costos para los pacientes.

Causas de la diabetes

Entre las causas de la diabetes de cualquier tipo, se cita la herencia genética como causa principal en un tercio de los pacientes y como consecuencia de otras enfermedades en los demás.

Síntomas de la diabetes

Entre los síntomas de la diabetes se pueden incluir sed excesiva, micción frecuente, aumento del hambre, fatiga, visión borrosa, pérdida de peso inexplicable y cicatrización lenta de heridas. Además, puede presentarse piel reseca e infecciones secundarias del tracto urinario. No obstante, algunas personas con diabetes pueden no presentar síntomas.

Tratamiento de la diabetes

El tratamiento de la diabetes está relacionado con el control de los niveles de azúcar en la sangre. Para ello se requieren cambios en el estilo de vida, que lleven a mejorar la dieta y al aumento de la actividad física. Además, se requieren medicamentos orales o inyectables como la insulina. El tratamiento debe ser personalizado y en estrecha colaboración con el médico para manejar la enfermedad de manera efectiva.

Si no se sigue un tratamiento, la dificultad para la de cicatrización de heridas que puede llevar a amputaciones, la falla renal, el coma diabético y paro cardio-respiratorio.

En cualquier caso, el éxito del tratamiento depende, en gran medida, de la disciplina del paciente.

Prevención de la diabetes

La prevención de la diabetes implica mantener un peso saludable, seguir una dieta equilibrada y hacer ejercicio regularmente. También es importante controlar los niveles de azúcar en la sangre y evitar el tabaquismo y el consumo de alcohol.

Relación entre diabetes e hipoglucemia

La diabetes puede llevar a la hipoglucemia. La hipoglucemia ocurre cuando los niveles de azúcar en la sangre están muy bajos. Puede aparecer si alguien toma demasiada insulina o no come suficientes carbohidratos. Los síntomas de la hipoglucemia incluyen sudoración, temblores, mareos, confusión, dolores de cabeza y fatiga. Igual que en la diabetes, es importante controlar los niveles de azúcar en la sangre con regularidad y buscar atención médica si se presentan síntomas.

El glucagón. Otra hormona relacionada con el metabolismo del azucar

El glucagón es una hormona peptídica, formada por una cadena con 29 aminoácidos. Es segregada por las células alfa del páncreas y su función es romper el glucógeno con el fin de aumentar la presencia de azúcar en la sangre.

Tanto la secreción de insulina como de glucagón, están reguladas por los niveles de azúcar. Si el azúcar en la sangre aumenta, el páncreas libera insulina que guardará el azúcar en el hígado y los músculos. Sin embargo, si disminuye el nivel de azúcar, entonces libera glucagón que liberará azúcar en la sangre.

El páncreas es una glándula alargada ubicada debajo del estómago. Tiene dos funciones principales: produce jugos digestivos y produce las hormonas insulina y glucagón, que desempeñan un papel importante en la regulación del nivel de azúcar (glucosa) en la sangre.

Taller de lectura

  1. ¿Qué es la diabetes y por qué es una enfermedad crónica?
  2. ¿Cómo se mide el nivel de azúcar en la sangre?
  3. ¿Cuáles son los niveles de azúcar en una persona sana, en una prediabética y en una diabética?
  4. ¿De dónde proviene el azúcar de la sangre?
  5. ¿Cómo se almacena el azúcar en el organismo?
  6. Defina los 3 tipos principales de diabetes.
  7. ¿En qué consiste la diabetes insípida?
  8. ¿Qué es la insulina, dónde se produce y cuáles son sus funciones?
  9. ¿De dónde se obtiene la insulina para el tratamiento de la diabetes?
  10. ¿Cuáles son las causas de la diabetes?
  11. Escriba los síntomas de la dibetes.
  12. ¿Qué se requiere para el tratamiento de la diabetes y qué pasa sino se aplica un tratmienro?
  13. ¿Cómo se previene la diabetes?
  14. ¿Cómo se relacionan diabetes e hipoglucemia?
  15. ¿Qué es el glucagón, cuál es su función y cómo se relaciona con la insulina?
  16. ¿Qué es el páncreas?
  17. Copie el dibujo que indica la posición del páncreas en el abdomen. Coloree cada órgano con diferente color.
La diabetes
Figura 1. Ubicación del páncreas en el abdomen.